Corpus Christi

La tradición de las alfombras

imagenes_alfombras_032_d3bbb424

Estas alfombras son posiblemente las más internacionales del archipiélago canario, ya que fueron llevadas a Guatemala por el Santo Hermano Pedro y la tradición arraigó tanto que en muchos lugares de América se siguen elaborando.

La belleza, el buen gusto y la maravilla cromática que exhiben las alfombras realizadas en las calles de Vilaflor de Chasna con motivo de la festividad del Corpus Christi son, sin duda, buena muestra de lo que la gente de estas tierras es capaz de hacer cuando se une en una causa común.

Estas largas y extraordinarias alfombras propias de la cultura popular forman parte del llamado arte popular efímero y son un claro ejemplo de sincretismo religioso y cultural.

imagenes_SAM_4009_WEB_a5fd2a01

Las alfombras tienen carácter colectivo. Se hacen por calles, cada vecino hace el trozo que le corresponde frente a su casa, se trabaja también por familias quienes trabajan en la elaboración de los moldes, el teñido de la sal, el serrín y en la elaboración de dichas alfombras.

En la tradición más antigua se sembraba el suelo por el que iba a pasar la procesión de ramaje de plantas olorosas como romero, chajoras, esguargazo…que junto a los pétalos que se echaban al paso del Santísimo Sacramento creaba un ambiente especial por allí por donde había de discurrir la procesión. Son ya verdaderas alfombras las que se confeccionan con arenas o tierras de colores, se hacen abstracciones de los diseños decorativos e imágenes figurativas, evidentemente mucho más complejos y bellos.

imagenes_t_WEB_95977591

El fin último de estas maravillosas obras de arte es la procesión. La función sagrada de estos diseños desaparece cuando el elemento sagrado, el Santísimo Sacramento termina de pasar, y así al paso del sacerdote las alfombras se deshacen pudiendo pasar el resto de la gente, entonces todos contribuyen a la destrucción de lo que se ha realizado con tanto cuidado y cariño por la comunidad.