Ermita de San Roque

imagenes_DSCF1497_a10fe220La ermita de San Roque fue construida a principios del siglo XVII. Está situada en una colina desde la que se otea el pueblo. Fue dotada en 1614 por los Soler. Su fábrica era muy humilde porque en 1778 el visitador Gaspar Álvarez de Castro indicó que debía de acrecentarse por ser baja. Sin embargo siguió siendo muy sencilla con su espadaña, tal y como hoy se yergue. En el siglo XVII esta ermita estuvo cuidada por el mayordomo Francisco Pérez Palmés, que en su testamento deja 400 reales a la capilla.

La ermita es un edificio de recinto único con una sacristía a la izquierda de la misma. La puerta en arco de medio punto a los pies de la ermita, paredes de albañilería, techo mudéjar con pocos motivos de lacería. Cubierta a dos aguas, con un gran tablón central de donde discurren los tres faldones. Ventanas abocinadas, dos en la ermita y una en la sacristía. El suelo es de piedra (losa chasnera). En esta ermita se venera la imagen de San Roque a la que se le hace su función anual compartiendo fiesta patronal con San Agustín.

imagenes_173_6335a8a7 imagenes_186_8e45a2a3 imagenes_03603[1]_1abd256c  imagenes_DSCF1499_2a25655b imagenes_P1000380_62a2e8cf imagenes_P1000390_d0c398c5 imagenes_P1000394_7dd913f8

imagenes_XMB_VILAFLOR_HERMITA_SAN_ROQUE_03-WEB_9422c6bc