El cielo

 imagenes_sv201002-web_f6557753Canarias cuenta con una excepcional calidad astronómica, está principalmente definida por la transparencia de sus cielos y por el número de horas de observación útil al año. Esto está estrechamente relacionado con la climatología del lugar y de sus características geográficas. Está cerca del Ecuador y lejos de las tormentas tropicales. Además, esta situación permite la observación de todo el Hemisferio Norte Celeste y parte del Sur.

La persistencia de los vientos alisios, unido a que las islas están bañadas por una corriente marina fría, determina su agradable clima y la división de la troposfera en dos capas bien distintas a causa de la inversión térmica. En nuestro archipiélago, el mar de nubes se sitúa entre los ochocientos y los mil doscientos metros sobre el nivel del mar. Esto permite que por encima de estas alturas se disfrute de un cielo despejado.

Sin contaminación lumínica

imagenes_carnaval_003-web_72ef0e33Este es el caso de Vilaflor, localizado a 1500 metros, en un pequeño valle, protegido de los fuertes vientos de dirección Este y Oeste (los vientos dominantes son secos y no turbulentos) y con orientación Sur. Además, la contaminación lumínica de las grandes aglomeraciones urbanas, principalmente en las costas, se atenúa con esta altitud. Si a esto unimos la pureza del aire de las cumbres, completaremos la clave del secreto del gran espectáculo del cielo nocturno.

En invierno, con más horas de oscuridad y un crepúsculo que ocurre más temprano los espléndidos astros llamarán nuestra atención, perdurará junto al recuerdo de nuestra estancia en el Suroeste de Tenerife el de sus inolvidables noches estrelladas.

En Vilaflor puede observarse la estrella Acrux, de la constelación de la Cruz del Sur, un hecho especialmente importante ya que está localizada a 6,39º bajo el horizonte, lo que haría que fuera matemáticamente imposible verla, sin embargo la refracción de la luz y la limpieza del aire de Vilaflor, junto con su altitud ,nos permite disfrutar de ella.

También puede verse Eta Carinae, se encuentra a unos 7.500 años luz de nuestro planeta. A lo largo de los años, su brillo ha aumentado y descendido a medida que se producían eyecciones de material de su superficie; en la década de 1840, la estrella multiplicó por diez su brillo debido a una violenta explosión que expulsó al espacio entre cinco y quince masas solares de materia, suficientes para formar la nebulosa que hoy la rodea.

Basándose en los modelos actuales de evolución estelar, los astrónomos creen que Eta Carinae terminará sus días con una cataclísmica explosión de supernova que no se sabe exactamente cuándo ocurrirá.