Parque natural de la Corona Forestal

imagenes_antiguas0258_ec5fae89El Parque Natural de la Corona Forestal es el mayor espacio protegido del Archipiélago. Situado sobre las laderas de las dorsales- (Edificio poligénico que resulta de la superposición de múltiples erupciones independientes que siguen una directriz dominante)- de Pedro Gil, Abeque y Adeje (La Esperanza, Teno y Adeje), que son los tres ejes estructurales sobre los que se construye la Isla de Tenerife. El Parque incluye numerosas cabeceras de barrancos, algunas muy encajadas y espectaculares como Barranco del Río o Barranco de Badajoz, formando la red de drenaje del norte y sur de Tenerife, por lo que ejerce un destacadísimo papel en la captación de aguas y la conservación de suelos ante la erosión. Cuenta con las gigantescas estructuras geomorfológicas de los valles de La Orotava y Güimar. También hay ejemplos de volcanismo histórico: volcanes de Siete Fuentes (1704), Fasnia (1705), Montaña de las Arenas (1705).

imagenes_antiguas0461_867d4412Está conformado por la mayor parte de la base de la estructura volcánica de la Caldera de Las Cañadas y el edificio geológico del Teide-Pico Viejo, formando un anillo continuo que se sitúa entre los 300 y los 2.715 metros sobre el nivel del mar. En este Parque aparecen todas las series geológicas de la isla, incluyendo materiales muy antiguos que afloran puntualmente en el Barranco de Badajoz (Güimar) y el Barranco de Tamadaya (Arico).

Los materiales de la Serie Cañadas-(Formación que se solapa en el tiempo entre las series volcánicas II y III y está integrada por rocas fonolíticas. Su ámbito de dispersión es la porción central y más elevada de Tenerife, donde alcanza espesores de 1000m. También pertenecen a esta Serie los numerosos depósitos de pumitas (jable) presentes en la vertiente sur de la isla)- o Serie II se encuentran bien representados en los valles de La Orotava y Güimar, Macizo de Tigaiga y proximidades de la pared de Las Cañadas, aunque mayor volumen ocupan los apilamientos de coladas basálticas y traquibasálticas de la dorsal de Pedro Gil (Serie III).Destacan los derrames sálicos del edificio central y numerosos conos y coladas basálticas de la Serie IV.

imagenes_DSC00094_92244d3eEste espacio alberga excelentes manifestaciones de pinar natural. Este enorme anillo verde de bosques de pino canario (Pinus Canariensis) que envuelve toda la Isla, tiene en Vilaflor un interés especial, ya que cuenta con el pinar más longevo de Canarias, el único que no es exclusivamente de repoblación en la Isla. También hay monteverde y retamares. Arbustos como las jaras, los escobones y los codesos. Destacan algunos endemismos como el bejeque, la magarza, las chahorras o la retama gris.

Los pinares sirven de refugio a numerosas especies de aves, destacando el pinzón azul (Fringilla teydea) y el picapinos (Dendrocopos major), ambos exclusivos de esta zona. Hay varios murciélagos endémicos: nóctulo pequeño (Nyctalus leisleri) o el orejudo canario (Plecotus teneriffae). Escarabajos como: Brachyderes rugatus y Buprestis bertheloti. La mariposa nocturna Macaronesia Fortunata y la araña, Olios Canariensis.

imagenes_012_4149699f  imagenes_antiguas0259_eb5b4003    imagenes_DSC00026_a1525704 imagenes_DSC00040_a2d499a8 imagenes_DSC00061_2752ba9c  imagenes_DSC00885_d3315bf7 imagenes_DSCF3558_89a42129 imagenes_DSCF3560_521328e1 imagenes_S6002194_9936d9a9 imagenes_VILAFLOR__ISIDRO_031_155cdbf2 imagenes_VILAFLOR__ISIDRO_050_2d4d32cbimagenes_Corona_Forestal_2-web_158451e4 imagenes_corona_forestal-WEB_ebb75610